EJERCICIO FÍSICO

 

Image courtesy of  Ambro at FreeDigitalPhotos.net (3)

Image courtesy of Ambro at FreeDigitalPhotos.net

La inactividad física constituye, junto a una dieta inadecuada, los dos déficits conductuales más importantes tanto en cuanto factores de riesgo de enfermedad de primer orden. Recordemos que para 2020 se estima que el 73% de la mortalidad se deberá no a enfermedades infecciosas sino a enfermedades con factores de riesgo conductuales de primer orden. Sin embargo, la actividad física ejerce un papel beneficioso directo sobre la salud, además de aportar beneficios indirectos, a través de su impacto favorables sobre conductas relacionadas con la dieta y el consumo de tabaco (OMS, 200b).

          La evidencia científica muestra que la realización de actividad física moderada y regular proporciona ganancias físicas psicológicas y sociales de gran relevancia, contribuyendo de manera significativa al bienestar general de las personas de todas las edades, es decir, a lo que alude Matarazzo con su “Filosofía de la Salud”.

          La propia Organización Mundial de la Salud (1995) y la Federación Internacional de Medicina del Deporte advierten a los gobiernos de que resulta URGENTE que se promuevan programas de actividad física y salud centrados en las siguientes ideas y objetivos:

  • Se debería asumir la idea de que la actividad física diaria resulta la piedra angular de un estilo de vida saludable. La actividad física debería integrarse en la rutina de la vida diaria.
  • Se debería facilitar a los niños y adolescentes (la actividad física declina significativamente a partir de la adolescencia) oportunidades suficientes de tomar parte en programas diarios de ejercicio que resulten atractivos para ellos, a fin de lograr que la actividad física llegue a consolidarse dentro de su estilo de vida habitual.
  • Se debería fomentar, en las personas adultas, el incremento gradual del nivel de actividad física habitual; estableciendo como meta la realización diaria de, al menos, treinta minutos de actividad física de intensidad modera (e.g. caminar a paso ligero).
  • Se debería ofrecer a las mujeres (la inactividad física es generalmente más alta en las mujeres) la oportunidad y los estímulos necesarios para la iniciación y mantenimiento de conductas saludables de ejercicio físico.
  • Se debería estimular a las personas mayores, incluyendo a os ancianos, a que lleven una vida físicamente activa que contribuya a mantener, en la mayor medida posible, su independencia de movimientos y autonomía personal, así como a reducir el riesgo de lesiones corporales.
  • Se debería proporcionar información y asesoramiento, sobre el ejercicio físico más adecuado, a las personas con discapacidades o con enfermedades crónicas y, así mismo, proporcionarles facilidades, acordes con sus necesidades, para su realización.
  • Se debería difundir más ampliamente la idea de que la actividad física proporciona beneficios para la salud sea cual sea la edad en que comience a realizarse.

          En PSICOVACUNAS adoptamos estas recomendaciones, empleando técnicas conductuales para instaurar, incrementar y mantener esta conducta clave en la prevención y el mantenimiento de la salud. Ahora que ya sabe que hacer deporte es fundamental, le animamos desde aquí a que piense ahora mismo cuál es el ejercicio más agradable y aconsejable para usted, cómo puede hacerlo y fije en este momento el lugar, el día y la hora en que va a empezar. Si no sabe muy bien cómo hacerlo o necesita apoyo psicológico para emprenderlo puede acudir a nosotros.

          Entretanto, indicamos a continuación 14 importantes beneficios de practicar actividad física para lo más importante en la vida, tanto ahora como en el futuro: Su Salud.

  1. Reducción del riesgo de muerte prematura
  2. Reducción del riesgo de muerte por enfermedad cardíaca.
  3. Reducción del riesgo en más del 50% de desarrollo de enfermedad cardíaca, de diabetes tipo II, de cáncer de colon y de dolor de espalda.
  4. Contribución a la prevención / reducción de la hipertensión.
  5. Reducción del estrés, la ansiedad y los sentimientos de depresión y soledad.
  6. Contribución al control del peso.
  7. Contribución al desarrollo y mantenimiento saludable de los huesos, músculos y articulaciones.
  8. Contribución a la reducción de la osteoporosis.
  9. Contribución a la reducción del debilitamiento general en las personas mayores y a la disminución del riesgo de caídas.
  10. Contribución al aumento de la capacidad funcional y de vida independiente.
  11. Promoción del bienestar psicológicos.
  12. Contribución a la minimización de las consecuencias de diversas discapacidades y, en algunos casos, al afrontamiento del dolor.
  13. Contribución al control de otras conductas de riesgo.
  14. Incremento de la autoestima (al sentirnos más ágiles, activos y generar endorfinas; sintiéndonos así mejor en nuestra propia piel).

          Además del beneficio individual, el logro de una práctica regular de actividad física adecuada por la población en su conjunto produce beneficios económicos en reducción del gasto sanitario, de incremento de la productividad y de mejor rendimiento, entre otros, en la escuela y el ámbito laboral.

          Desde PSICOVACUNAS apostamos firmemente por una vacuna psicológica del deporte que aliente y mantenga el ejercicio físico como un hábito en la vida cotidiana de las personas. El beneficio inmediato es evidente y contribuye a que nuestra etapa de mayor no sea sinónimo de enfermedad en absoluto.

Anuncios